Contención secundaria sobre la superficie en ambientes extremos

Contención secundaria sobre la superficie en ambientes extremos

La zona de Valdez, Alaska es sinónimo de una palabra: petróleo. Aunque es más famosa por el derrame de Exxon en 1989, Valdez y sus alrededores siguen siendo los responsables de una gran cantidad de petróleo crudo para los Estados Unidos. Uno de los principales oleoductos que terminan en Valdez es el sistema de oleoducto Trans Alaska. Este oleoducto termina en la Terminal Marítima Valdez, ubicada en la esquina noreste de Prince William Sound. Siendo propiedad de la Alyeska Pipeline Service Company, la Terminal Marítima Valdez se encuentra en más de 405 hectáreas de terreno con 14 tanques de almacenamiento en servicio, cada uno llenado con 510,000 barriles de petróleo crudo. Combinados, estos tanques almacenan más de 7.1 millones de barriles de petróleo crudo en un momento dado.

 En 1995, la empresa Alaska Pipeline Service Company necesitaba una tela para la  contención secundaria  de su instalación en el improbable caso de una fuga de algunos de los tanque de almacenamiento.  Un factor crítico que influyó en la selección del revestimiento fue el clima. El amplio rango de temperaturas hace que Valdez sea una zona ambientalmente sensible; las temperaturas oscilan desde -34 °C hasta +38 °C.

Al decidir sobre la geomembrana más popular de Seaman Corporation, la XR-5® recubre el interior de los diques alrededor de la instalación, lo que garantiza tanto la contención como la protección. La geomembrana XR-5 para contención secundaria ha estado en servicio durante 18 años con un mínimo de mantenimiento.

El revestimiento XR-5 tiene una mínima expansión/contracción térmica, por lo que es lo suficientemente resistente para soportar las muy variables temperaturas en Alaska, así como las demás condiciones ambientales a los que está expuesto, como los rayos UV, el hielo, el viento y las precipitaciones. Además, el material de la geomembrana XR-5 con máxima resistencia a la tracción tiene un mínimo de soldaduras de campo y se puede usar en pendientes. Con una trayectoria que comienza en 1976 en algunas de las aplicaciones más exigentes del mundo, la geomembrana XR-5 es la primera opción cuando se requiere  la máxima resistencia a la tracción, alta resistencia a los rayos UV y una mínima expansión/contracción térmica.